jueves, 29 de abril de 2010

ESTUDIOS DE ASTROLOGIA CUATRO, ÍNDICE Prefacio,





ESTUDIOS DE ASTROLOGIA CUATRO

Elman Bacher
Studies in Astrology
(1962)

LA
FRATERNIDAD
ROSACRUZ

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

P.O. Box 713

Oceanside, CA. 92049-0713 USA

http://www.rosicrucian.com/foreign/spanish.htm

Spanish@rosicrucianfellowship.org


ÍNDICE

Prefacio,

Introducción,

Capítulo I
Los Aspectos “Malos”,

Capítulo II
Los Aspectos “Buenos”,

Capítulo III
Los Aspectos de la Cruz en T y la Gran Cruz,

Capítulo IV
Los Aspectos de Trino y Gran Trino,

Capítulo V
Los Aspectos Variables,

Capítulo VI
Las Intercepciones,

Capítulo VII
Estructura de Relación Básica,

Capítulo VIII
Resumen del Horóscopo,

Capítulo IX
La Condensación del Horóscopo,


PREFACIO

Los artículos astrológicos de Elman Bacher que aparecieron hace algunos; años en
nuestra revista “Rayos de la Rosa Cruz” han recibido numerosos comentarios favorables y
estamos seguros que todos los estudiantes de astrología espiritual han de brindarle una
buena acogida a este volumen.
El conocimiento profundo del Señor Bacher y su dedicación a la ciencia de la
astrología aunados a su comprensión sobrenatural humana le permitieron someter materia
que indudablemente, lo colocan entre los mejores astrólogos esotéricos modernos.
Sus exposiciones ayudarán cada vez más al hombre en el conocimiento propio y la
realización de su más alto destino conforme la veracidad y el valor de la astrología sean
generalmente aceptadas.
El señor Bacher, antes de su transición en 1953 nos había expresado su ardiente
deseo de ver publicados sus artículos en forma de libro y aunque lamentamos hondamente
que él no esté con nosotros para ver su deseo realizado, nos sentimos contentos de saber
que su aspiración se ha cumplido.

***

del libro " Estudios de Astrología IV ", de Elman Bacher

INTRODUCCIÓN


INTRODUCCIÓN

La astrología es para el estudiante Rosacruz una fase de la religión, básicamente una
ciencia espiritual. Esta ciencia, más que ningún otro estudio revela al hombre a sí mismo.
Ninguna otra ciencia es tan sublime, tan profunda y tan abarcadora. Ella revela la relación
entre Dios (el Macrocosmo) y el hombre (el Microcosmo), demostrando que ambos son uno
fundamentalmente.
La ciencia oculta, al investigar las fuerzas más sutiles que chocan sobre el hombre
(el Espíritu) y sus vehículos, ha trazado sus efectos con no menos precisión que la ciencia
académica ha hecho con las relaciones del mar y el suelo, de la planta y el animal, a los
rayos del sol y de la luna.
Con este conocimiento podemos determinar el patrón astrológico de cada individuo
y conocer la potencia o la debilidad relativas de las diferentes fuerzas actuantes en cada
vida. De acuerdo con lo que hayamos alcanzado de dicho conocimiento, podemos
comenzar la formación sistemática y científica del carácter - ¡y el carácter es destino!.
Nosotros observamos los periodos y estaciones que son cósmicamente ventajosos para el
desenvolvimiento de cualidades aún no desarrolladas, corrigiendo rasgos defectuosos y
eliminando inclinaciones destructivas.
La divina ciencia de la astrología revela las causas ocultas que trabajan en nuestras
vidas. Asesora al adulto con respecto a la vocación, a los padres en la guía de los niños, al
maestro en la dirección de los discípulos, al médico en el diagnóstico de las enfermedades;
de esa manera prestándoles ayuda a todos en cualquier situación en que se hallen.
Ningún otro tema dentro del margen del conocimiento humano parece contener
hasta la fecha, las posibilidades extendidas a los astrólogos para ayudar a los demás a su
propia dignidad como dioses-en-formación, a un entendimiento mayor de la ley universal y
a la verificación de nuestra eterna seguridad en los brazos acariciadores de la Vida Infinita
y el Ser Ilimitado.

***

del libro " Estudios de Astrología IV ", de Elman Bacher

LOS ASPECTOS “MALOS”


CAPÍTULO I




LOS ASPECTOS “MALOS”

Hubo una época en que el autor compartía con muchos estudiantes de astrología la interpretación que la “cuadratura” y la “oposición” siendo aspectos “malos”, significaban lo mismo; también, que los “buenos” aspectos, el trino y el sextil, eran lo mismo. Llegó el
momento en que el autor se dio cuenta que si “cuadratura” significaba lo mismo que “oposición”, y “sextil” lo mismo que “trino”, debiera usarse el mismo símbolo para ambos pares de aspectos. El estudiante debe fijar en la mente que cada símbolo utilizado en astrología tiene su significación propia particular y única y que ningún par de símbolos puede significar realmente la misma cosa. Tal acercamiento no vendría al caso. Estos
símbolos son representaciones de logros espirituales profundos que fueron dados a la Humanidad por los Grandes Seres desde épocas pasadas.
Si el progreso a través de la rueda desde el Ascendente hasta la duodécima casa representa la evolución cíclica, la ubicación de los planetas por signo y casa, los enfoques de la conciencia para manifestarse durante la encarnación, entonces los aspectos
representan el mecanismo del Espíritu en acción - la forma de esta expresión perpetua. Las ciencias mecánicas exigen conocimiento de pesas, palancas, balanzas, gravedad, propulsión y así sucesivamente; en otras palabras, los principios del funcionamiento del mecanismo para obtener cierto resultado. Un horóscopo desarrollado de un diseño geométrico, contiene representaciones de principios tal como estos se manifiestan en la encarnación humana
como expresiones de conciencia y cada símbolo usado en esta ciencia particular representa una esencia o una función de esa esencia.
El acercamiento dinámico a la psicología humana ha probado que un cambio de punto de vista hace posible a menudo una clarificación inmediata de la causa de un problema y revela el directivo necesario. Nosotros como estudiantes de astrología nos
hemos inclinado a cristalizar nuestro punto de vista sobre los aspectos de cuadratura y oposición y a fijarnos mentalmente en la idea que ellos son los aspectos malos. Las palabras “malo” y “maligno” han sido parte de nuestra representación mental desde que nosotros fuimos capaces de interpretar algo; si hemos de desarrollar un acercamiento constructivo a la Astrología psicológica debemos cambiar nuestro punto de vista y nuestra actitud sobre la
significación de estos símbolos particulares de las expresiones de energía.
Esta referencia a aspectos “malos” es un asunto disputable. ¿Pueden las personas ignorantes de la astrología y angustiadas por algún problema personal ser auxiliadas en realidad profundamente si sus mentes y sentimientos están impresionados por las
referencias a los “malos” aspectos en sus mapas? No hay modo de evadirlo - todos nosotros tenemos una reacción subconsciente instintiva a las palabras tales como “malo”; ellas encienden nuestras representaciones internas - o memorias - de patrones de experiencia
feos, penosos, espantosos y difíciles. El astrólogo que dice “Oh, esto es muy serio-usted tiene un aspecto malo entre su Saturno y Marte”, se arriesga a rebajar a su cliente como cinco grados. En tal manifestación hay algo tan ominoso que por sencilla bondad y
misericordia nosotros no podemos presentar semejantes interpretaciones a personas que han venido a nosotros en busca de orientación.
Los astrólogos que se han mantenido fijos en el concepto de “maldad” de los aspectos de cuadratura y oposición son aquellos que no han investigado el significado real de estos símbolos. Por “significado real” se da a entender, la significación espiritual o
filosófica. Puesto que nosotros debemos identificar estos símbolos en alguna forma para poder transmitir nuestros pensamientos, vamos a cambiar nuestro acercamiento de las palabras en algo hacia lo cual el cliente pueda reaccionar más favorablemente.
Se sugiere que la palabra “malo” sea substituida por “friccionar. Todos comprenden que “fricción” significa “resistencia” pero la gente no es tan propensa a sentirse perturbada por esa palabra. También, como en el caso en que se fricciona un fósforo, el resultado es una ignición - que proporciona luz y calor. Así ocurre con nosotros, dentro de nosotros mismos y nuestros aspectos de cuadratura y oposición. Ciertos niveles de nuestra conciencia “friccionan contra” otros niveles; el resultado es una ignición de conciencia a través de una reacción dolorosa que sirve para indicar la necesidad de reorientación de conciencia. Puesto que todos los patrones planetarios de un horóscopo están incluidos dentro de la rueda, se demuestra que la humanidad interpreta la experiencia desde adentro - en la conciencia - no desde afuera. En otras palabras, la fuente de nuestras interpretaciones de experiencia no está en las experiencias mismas, sino en nuestro propio centro de
conciencia y reacción.
Consideremos los aspectos de cuadratura y oposición - símbolos en concepto de su representación abstracta esencial. Use una rueda de doce casas en blanco para cada uno.
Para la cuadratura conecte por líneas rectas los puntos medios de las casas fijas - segunda, quinta, octava y undécima; el resultado es un cuadrado descansando sobre una base horizontal que comienza cíclicamente, en la segunda casa. Este es el símbolo que nosotros
usamos para el “aspecto de cuadratura” entre cualquiera de dos planetas en un horóscopo.
Las casas implicadas en esta representación son las “casas de recurso”, los manantiales de intenso deseo, sentimiento, amor y capacidad. Estas cuatro casas - y sus signos relacionados abstractamente (Tauro, Leo, Escorpión y Acuario) - incluyen nuestras potencialidades de reacción más intensas. Todos los estudiantes de astrologia saben que existen dos cuadraturas más; nosotros las llamamos las cuadraturas “cardinal” y “común”;
pero es la cuadratura de casas fijas la que se usa para representar esta abstracción del “mal” - molestias y sufrimientos - pesares, limitaciones y toda clase de negativismo. Cuando este
símbolo está en relación con cualesquiera planetas en cualquier par de signos o casas de un mapa, nos indica que la necesidad actual para la regeneración en esos puntos es muy grande. Observe que cuando llegamos al extremo de la horizontal inferior del diseño del
cuadrado - en la quinta casa - formamos un ángulo recto, no diagonal a la derecha o a la izquierda, sino derecho hacia arriba, a fin de progresar más en el sendero de evolución.
Sucede lo mismo con otros ángulos - ángulos rectos en cada esquina. De ese modo el aspecto de cuadratura se muestra intransigente en sus demandas a la conciencia; por esta
razón el aspecto de cuadratura es aludido como el “más difícil”, el “peor” o el “más adverso” de las relaciones planetarias. Nosotros estamos abrumados más severamente en estos puntos. ¿Por qué?.
El horóscopo en su totalidad es un compuesto de la conciencia personal de los principios cósmicos - en su nivel evolutivo particular. Por lo tanto se desprende que dos planetas cuadrados entre sí en un mapa dado no son “planetas malos”; esto significa simplemente que la persona está en una etapa de conciencia de relativa inconsciencia del
principio. La inconsciencia de un individuo puede ser muy variada y esta variedad está demostrada por aspectos de fricción múltiples a cualquier planeta en su mapa: El planeta puede estar cuadrado por Marte y opuesto por la Luna, pero en trino por Venus y sextil por
Plutón. Nosotros estamos destinados a experimentar patrones reaccionales de cada planeta en relación con cada otro planeta a fin de cumplir nuestro destino vibratorio como seres humanos. Otra cosa menos que eso no sería cumplimiento.
En el análisis final debido a que nuestras experiencias son encendidas por nuestros contactos con otras personas y que nosotros nos proyectamos en relaciones de acuerdo con
nuestra conciencia, se desprende que la proyección irredimida crea patrones de destino que vuelven a nosotros en forma de experiencias de una cualidad dolorosa o “mala”. Nosotros
sufrimos por estos avisos porque por nuestras reacciones a otras personas y experiencias, percibimos nuestra propia falta de regeneración. El Yo Superior nos grita: “Estudiad y aprended de esto; no haga esto a otra persona, usted lo ha hecho muy frecuentemente en el pasado; Yo insisto en que usted dirija de nuevo su reacción a esta relación particular o experiencia porque si usted no lo hace continuará dirigiendo erradamente su energía y
obscurecerá su conciencia más que nunca”. Así es que el patrón registrado en el horóscopo como un aspecto de cuadratura entre dos planetas representa la necesidad en esta encarnación de una drástica revisión de conciencia. La palabra “friccionar prueba su valor aquí porque los fuegos de la conciencia son encendidos más intensamente en estos puntos y a través de reacciones dolorosas - la más brillante luz es dirigida a los rincones más obscuros. El Yo Superior busca restablecer la sincronización armoniosa dentro de su
conciencia facilitándole a usted la comprensión de los resultados indeseables de la continua mala dirección de sus energías y demostrándole la necesidad” de tomar un nuevo curso en
su sendero.
Los aspectos de cuadratura y de oposición tienen un “denominador común” fascinante. Aplique el símbolo de la oposición a la segunda rueda en blanco usando las cúspides de la segunda y octava casas como diámetros; trace círculos alrededor de estos diámetros, los cuales por supuesto, serán tangentes entre sí en el centro de la rueda. Los diámetros de los dos pequeños círculos forman juntos un diámetro de la rueda misma y este diámetro conecta los puntos medios de la segunda y octava; hablando cíclicamente, el
punto de arranque de este símbolo es el mismo que el punto de arranque de la cuadratura fija. El recurso de deseos de la segunda y octava casas es común a ambos símbolos y el proceso oculto o espiritual fundamental implicado, es la regeneración.
Una peculiaridad del aspecto de oposición es que “polariza” la rueda. El punto inferior del símbolo está en el cuadrante “individualista” del hemisferio inferior; el punto
superior en la octava casa, es la “extensión” del inferior. La segunda casa es “progresión material”; ésta es elevada a su octava superior por medio de la transmutación de la naturaleza de deseos en relación con la gente; el Poder del Amor efectuando la redención de la conciencia. Debe haber alguna razón muy importante para que los dos pequeños círculos implicados en este símbolo sean conectados por una diagonal de 45° en vez de una
horizontal o vertical. Una horizontal es toda derecha e izquierda; la vertical es toda arriba y abajo. Sin embargo, la diagonal de este símbolo es hacia arriba y hacia adelante - un compuesto de la vertical y la horizontal, el concepto esencial de todos los procesos y
propósitos evolutivos.
El consenso de opinión es que el aspecto de oposición implica la necesidad de elegir una cosa o la otra. Algunos astrólogos interpretan que esto significa que debemos escoger un planeta para trabajar con él aún a expensas del otro. Otros dicen que debemos hacer el esfuerzo para utilizar lo mejor posible las vibraciones de ambos planetas a la vez. El primero de estos acercamientos es sencillamente insostenible; nosotros no podemos desprendernos de ninguno de nuestros factores astrológicos - vivimos con todos ellos y los expresamos a través de todo el curso de una encarnación. El segundo de estos acercamientos se aproxima más a los verdaderos requisitos del aspecto porque nos instruye para utilizar ambos factores planetarios. Sin embargo, el Yo Superior nos habla a través del verdadero significado del aspecto. ¿Cómo va usted a expresar estos dos planetas hacia la regeneración o viceversa? El objeto no es ¿cuál de los dos planetas, sino cuál de las dos octavas de conciencia va usted a expresar: aquella en la que usted ha estado y que tiende a permanecer cuando debiera estar saliendo, o aquella hacia la cual usted está evolucionando;
aquella que es entrante o aquella que es saliente. ¿Aquello que es conservación propia o aquello que es evolución propia?. ¿Aquella que interrumpe la realización o aquella que abre las puertas de su conciencia a la percepción de la belleza, la verdad y la bondad?
Este es el significado esotérico del aspecto de la oposición y por él podemos comprender la razón por la cual la palabra clave conciencia es usada para identificar sus propósitos.
Como es arriba, así es abajo. Cuando el Sol y la Luna entran en conjunción cada veintiocho días, un nuevo “aliento” es tomado por el cuerpo vibratorio de la Humanidad; dos semanas después este “aliento” es “exhalado” en la Luna Llena. Esta acción es la gran
vida rítmica, periódica, de nuestra existencia oculta y el patrón - concepción y expresión - es experimentado por todos nuestros órganos vibratorios en relación no sólo con los otros planetas sino también - y esto es importante - con los signos de su regencia. Así como cada órgano de nuestros cuerpos físicos tiene su propio patrón de crecimiento, función y cumplimiento, también cada planeta en relación con el cuerpo entero de la conciencia.
Un planeta en el signo de su regencia ha “retornado a la base de su hogar” después de una excursión por el zodíaco; su esencia acumulada, destilada de vuestras experiencias a través de muchas encarnaciones pasadas está ahora en plena fuerza y preparada para
comenzar otro ciclo desde su base evolutiva presente, y la vuestra. Un planeta en lo que llamamos el signo de su “detrimento” no es un planeta “malo”; él está a mitad de su propia órbita evolutiva y forma el aspecto de oposición al signo de su regencia - lo más lejos posible de su “hogar”. Un mapa que contiene aún un solo planeta ubicado en el signo de su “detrimento” revela que la persona, en la conciencia, en ese punto se encuentra en un paso
crítico de su ciclo evolutivo presente y cualquier aspecto “friccional” a ese planeta representa un esfuerzo máximo de sus potencialidades regeneradoras. Esta encarnación con
planetas en detrimento es muy significativa porque hará consciente a la persona de sus deficiencias internas de manera muy aguda.
Si un planeta que está en detrimento se registra en el horóscopo presente como regente del mapa (regente del signo en el Ascendente) entonces se intensifican los peligros de esta encarnación. El regente del mapa es nuestro símbolo planetario de la conciencia de Yo Soy: en el signo de detrimento - opuesto a su propia dignidad o regencia - el mapa puede relatar verdaderamente una historia de gran conflicto espiritual puesto que los aspectos “fricciónales” a un regente en “detrimento” le hace posible a la persona identificarse con la ignorancia. Ella puede inclinarse a interpretar sus propias potencialidades de la personalidad por medio de su conciencia irredimida y viviendo en esa forma, puede arriesgarse a un retroceso notable en su evolución. Los aspectos
regeneradores formados por el regente del mapa así colocado, sirven para hacerla volver inconscientemente “hacia la Luz” y viviendo según esos patrones, ella se asegura un cambio ascendente en su desarrollo no sólo en esta encarnación, sino también para todas las sucesivas.
De la misma manera que el nacimiento físico es el resultado de la concepción y la Luna Llena es el resultado de la lunación previa a éste, así también el aspecto de oposición entre dos planetas es la percepción resultante de una conjunción de estos dos planetas en
alguna época durante las encarnaciones pasadas de la persona. No hay efectos sin causa y puesto que el Patrón Cósmico se manifiesta en todos los planos, debemos comprender al estudiar el aspecto de oposición, que en esta encarnación la persona se ha hecho consciente de estos dos poderes vibratorios particulares o cualidades, en su propia naturaleza de manera muy importante y significativa. Reconozca que las tensiones internas pueden ser
muy grandes aunque sea con un sólo aspecto de oposición en el mapa. Los patrones de experiencia representados por los planetas implicados - ya sea por regencia o por ubicación
-, exigen y urgen la expresión espiritualizada, regenerada, de la naturaleza de la persona. La repetición de las cualidades “fricciónales” irredimidas mantendrá a la persona en las
“tinieblas” no sólo en esta encarnación, sino quizás en varios “capítulos” venideros, y las pruebas serán cada vez más severas en el futuro.
Lo crítico de este aspecto se demuestra claramente cuando el aspecto de oposición es encendido por eclipses, Luna progresada, o aspectos planetarios progresados formando la cuadratura simultánea con ambos planetas. En tal estímulo del aspecto el residuo no regenerado en la conciencia de la persona - no importa su edad - “sale del maderage” y ella experimenta una prueba de sus capacidades regeneradoras que puede ser muy severa. Por
otra parte cuando la oposición es activada por un planeta en trino y el otro en sextil, entonces la regeneración lograda se puede tomar para tratar con la experiencia manifestada.
Una activación “favorable” del aspecto de oposición, hasta cierto punto, siempre implica una prueba, aunque “más de lo mejor de la conciencia” está disponible inmediatamente.
En lo precedente se ve la razón del por qué el aspecto de oposición es considerado universalmente “no tan malo” como la cuadratura porque aún si los dos planetas implicados no tienen otros aspectos, el patrón en conjunción es activado cuatro veces por la
combinación de trino-sextil a las dos veces que es cuadrado. Se goza de mucho más “elasticidad” y a la larga los impulsos hacia la regeneración son mucho más numerosos.
Un final feliz: Aún los aspectos de cuadratura y oposición pueden ser “salvavidas” de gran beneficio cuando están formados por un Saturno de otra suerte sin aspectos en un mapa que no tiene nada en tierra. La persona con semejante mapa necesita estabilidad,
dominio y orientación, necesita canalizaciones para sus energías salientes. Un Saturno semejante, simplemente dice - y esto prueba que la cuadratura y la oposición no son esencialmente malas -: “Yo me ocuparé de que usted mantenga sus pies en tierra para que
su vida sea vivida con propósito y constructivamente; usted tendrá responsabilidades que cumplir, ambiciones que lograr y cualidades que regenerar y orientar de nuevo; mi vibración aún cuando a veces parezca que lo somete, es realmente su mayor bendición
porque lo mantendrá ajustado a las corrientes de experiencia que están en desenvolvimiento”.
La vida no nos castiga a través de nuestras cuadraturas y oposiciones; nos enseña las lecciones que más necesitamos por medio de ellas, si queremos aprender a hacernos conscientes de nuestras regeneraciones necesitadas.

***

del libro " Estudios de Astrología IV ", de Elman Bacher

*

LOS ASPECTOS “BUENOS”


CAPÍTULO II


LOS ASPECTOS “BUENOS”

La función de los aspectos de sextil y trino es revelar niveles relativos de la
conciencia regenerada de la humanidad. Ellos son nuestros puntos de iluminación; nuestros
“impulsos hacia mayor Bien” (sextil) y la “realización del Bien desarrollado” (trino). El
sextil es el proceso por el cual es creado el trino.
El astrólogo de mente filosófica nunca piensa ni se refiere al sextil y al trino como
aspectos “afortunados” porque él sabe que cada factor en un horóscopo es efecto de una
causa específica; la causa original fue por supuesto, una expresión - en la acción - de un
nivel particular de conciencia en el pasado. El reconoce que cada sextil en un mapa
exterioriza cierto trabajo de regeneración que empezó en el pasado y fue traído a tal punto
de eficiencia que ahora registra como un dínamo para la liberación de más y mayor poder
regenerador en esta existencia. Él reconoce que cada trino es un registro de relación
equilibrada entre dos factores planetarios; un trino es siempre el resultado de regeneración
de conciencia - nunca es un afortunado “accidente de herencia” en ninguna forma ni en
ningún nivel de desarrollo.
El aspecto de sextil es considerado por muchos como un aspecto “menor” o
“pequeño”; quizás se hace esta interpretación porque el aspecto implica solamente sesenta
grados - la mitad de un trino -. Cuando nosotros estudiamos el símbolo del sextil nos damos
cuenta del hecho que el sextil es un aspecto tan “mayor” como cualquier otro aspecto;
cuando reconocemos su significado como una representación de las fases dinámicas de la
evolución, comprendemos que él es uno de los símbolos astrológicos más importantes y por
el cual el astrólogo comprendiéndolo puede rendir gran servicio a aquellos que buscan
mayor conciencia de su propia fuente de Luz.
La forma geométrica esencial del símbolo del aspecto de sextil es el hexágono - una
figura de seis lados iguales - que descansa sobre una base horizontal, al igual que los
símbolos de cuadratura y el trino son el punto medio y la cúspide de la segunda casa
respectivamente; el sextil “arranca” en el Ascendente - el primer factor que revela la
cualidad dinámica esencial y significación del aspecto -. Como en el caso, del trino, el
progreso alrededor de la hexagonal se obtiene por diagonales en los puntos de viraje; un
compuesto diagonal de horizontal y vertical implica una abstracción de “hacia arriba y
hacia adelante para siempre” - el símbolo de la evolución espiritualizada.
La primera diagonal del hexágono atraviesa la primera y segunda casas y establece
contacto con la cúspide de la tercera casa. En otras palabras, toma un atajo a través de la
potencialidad del deseo de la segunda casa y conecta directamente el “Yo Soy” del
Ascendente con el “Yo Pienso” de la tercera casa. Siguiendo alrededor del hexágono vemos
que las otras cinco líneas atraviesan las casas que están relacionadas abstractamente con los
signos de tierra y de agua y que el símbolo entero tiene, como sus puntos estructurales, las
casas relacionadas con los signos de fuego (Espíritu) y los signos de aire (Mente). (Estas
casas son identificables como los dos pares de “relación paralela” - primera y séptima,
tercera y novena - además, de las dos casas de la potencialidad del poder del Amor - la
quinta y su polaridad espiritualizada, la undécima -. El símbolo nos dice que el aspecto de
sextil representa los medios propulsores dinámicos positivos, de la conciencia humana - él
atraviesa los niveles del deseo y el instinto - haciendo expresarse aquellos factores de
conciencia que neutralizan las miasmas en los recursos subconscientes del sentimiento
profundo.
Los símbolos de la cuadratura y el trino son “cerrados”, representando un estado de
conciencia en el cual se ha llegado a algo definitivo. La cuadratura es lo irredimido que se
ha “trancado” y debe aliviarse por medios regeneradores para que pueda continuarse la
evolución; el trino es un nivel específico de florecimiento - un nivel de sincronización y de
equilibrio internos -. A su debido tiempo, perderá su transparencia así como una flor la
pierde en su propio tiempo para que los nuevos procesos vitales de la planta puedan ser
inaugurados. Los dos planetas implicados en aspecto de trino entre sí, están destinados a
formar relación trina con otros planetas en el futuro, de modo que la cualidad “estática” de
su relación presente sea sometida en su debido tiempo a las fuerzas evolutivas para la
creación de nuevos patrones de experiencia de los cuales resultarán nuevos trinos.
En la experiencia humana vemos representada esta pérdida de cristalización de los
trinos cuando consideramos que aquellas cosas que representan la felicidad, la armonía y el
contento para un niño de seis años no le traen satisfacción a un hombre de cuarenta.
Aquello que pueda representar un florecimiento de cultura para un aborigen en la jungla
puede parecer como juego de niños a una persona que se está manifestando como miembro
de una sociedad verdaderamente culta. “Un planeta trino a cualquier otro planeta”
representa esencialmente un florecimiento de conciencia; pero las manifestaciones de los
trinos son relativas al desarrollo evolutivo.
Cuando consideramos el símbolo del sextil estamos viendo un cuadro de “líneas de
fuerza”. Este símbolo es abierto, distinto a los otros símbolos de aspectos - un cuadro de
irradiaciones desde un centro -. Puesto que es abierto hay una implicación de forma
indefinida. Él es en realidad un proceso en operación en vez de algo acabado. Las seis
líneas - cúspides de las casas de fuego y de aire - representan la carga de nueva luz y calor
desde el centro; no el centro en sí, sino lo que emana de él.
E1 aspecto de sextil es el principio de la palanca y contrapresión. Necesita algo a
que oponerse y con respecto a niveles de conciencia humana, la cosa contra la cual trabaja
es siempre un estado de falta de regeneración. Nosotros no podemos permanecer
indefinidamente en un nivel específico o compuesto; hacerlo, sería asegurar el
estancamiento. (Traduzca “estancamiento” como significado de “muerte”). El aspecto de
sextil es entonces el mecanismo por el cual el Progreso Cósmico se expresa a través de
nosotros para romper las cristalizaciones de congestión y hace posible los grandes cambios
alquímicos de transmutación y liberación regenerada de las potencialidades.
Dos planetas en aspecto de cuadratura entre sí pintan un estado de inercia a través
de la falta de regeneración; deben disolverse las cristalizaciones de estas fuerzas si la vida
ha de expresarse progresivamente a través de la persona para que las energías del alma sean
distribuidas de nuevo y así hacer posible una relación armoniosa eventual como trino. Un
planeta que forma sextil con uno de los dos planetas en cuadratura es el medio alquímico -
rechazando la inercia de la cuadratura -. El intercambio vibratorio entre ese planeta y el
planeta con el cual forma sextil, es la potencialidad descongestionante para dirigir de nuevo
las energías del planeta cuadrado. Es como un agente químico que cuando se pone en agua
descarga el agua de minerales para facilitar y hacer más compleja la limpieza, o el líquido
que desprende la grasa en una tubería de desagüe para que el drenaje se deshaga más
eficientemente del agua de desperdicio. Cuando los dos planetas de un aspecto de oposición
están respectivamente formando trino y sextil por un tercer planeta, el planeta en sextil es
sobre el cual ha obrado el medio regenerador. Si usted tiene oportunidad de estudiar un
mapa en el cual un planeta registra solamente por el aspecto de sextil a otros planetas,
préstele atención muy cuidadosa a ese planeta; de su cultivo depende gran parte de la
progresión espiritual de la persona; semejante planeta proporciona un rechazo muy
significativo contra gran parte de lo que pueda representar la falta de regeneración.
Dos planetas registrándose como sextil sin otros aspectos indican que en su mutua
relación evolutiva, estos dos planetas han conseguido dar una buena salida - una indicación
de conciencia directa de expresión regeneradora y una justa promesa de que el
florecimiento en una relación de trino no está en un futuro muy lejano. No obstante, el
trabajo de regeneración debe expresarse continuamente para hacer posible este
florecimiento; las complicaciones por patrones irredimidos pueden resultar en una
aglomeración de los trabajos. Ayude a tal cliente a comprender los principios de dos
planetas semejantes para que él sepa cómo poner a funcionar estas expresiones particulares
de su conciencia como neutralizadores de otras vibraciones de índole irredimida y
desarrollar las potencialidades de estos planetas en relación mutua. Debemos prestarle
atención muy cuidadosa al estudio de los sextiles y semisextiles que encontremos en
cualquier mapa; nosotros reconocemos que ellos son el funcionamiento de la conciencia
regenerada para disolver las cristalizaciones de los patrones de energía que se han
estancado en la falta de regeneración y distribuirlos nuevamente.
El símbolo del aspecto del trino cuando se relaciona con la rueda abstracta coincide
con las cúspides de la segunda, sexta y décima casas - un triángulo equilátero que descansa
sobre una base horizontal -. El trino de Tierra, simétrico como es el trino de Agua, también
representa, por su base horizontal un estado de quietud - un “reposo perfecto” -. Vemos en
este símbolo la conciencia humana gozando de los frutos del esfuerzo constructivo; después
que ha sido efectuada una fase de nueva orientación, el pleno florecimiento de la
experiencia es realizado y disfrutado - en ciertos puntos durante un ciclo de encarnación -.
Algunos astrólogos correlacionan el símbolo del aspecto de trino con el significado
esencial del planeta Júpiter - debido, puede suponerse, a la “dicha” o “buena suerte” por las
cuales ellos identifican esa vibración benévola -. Semejante interpretación no coincide en
realidad con la significación del trino. Júpiter con todo el debido respeto a sus numerosas
virtudes es una vibración dinámica; el trino es equilibrado, balanceado, una indicación de
armonía interna, un florecimiento de conciencia espiritualizada, una conciencia del Yo
Superior - todos los resultados de esfuerzos transmutadores -.
Aplique el triángulo de base horizontal a la rueda de doce casas y perciba que
cíclicamente él comienza en la cúspide de la segunda casa; se extiende transversalmente a
la cúspide de la sexta casa y entonces sigue directamente a la cúspide de la décima. La
rueda es la representación de la evolución de la conciencia humana a través de patrones
de experiencia y por tanto la significación interna del trino debe hallarse en consideración
de las casas que él representa abstractamente y de eso puede deducirse la vibración
planetaria a la cual corresponde más íntimamente. Puesto que el trino representa un
resultado regenerado apliquemos palabras-clave de regeneración a las tres casas
implicadas:

Segunda casa: La “posesión y el deseo de posesión” han sido transmutados en
conciencia de recto intercambio de dinero y materiales, perfecta mayordomia y la
resultante regeneración de relaciones entre personas que han aprendido a dirigir las finanzas
- intercambio por medio del recto sentimiento mutuo.
Sexta casa: La conciencia de la “Labor” es regenerada en una expresión de
Servicio Amoroso como una liberación de potencialidades de la quinta casa; como una
extensión de una segunda casa regenerada, personas que trabajan y personas para quienes
se trabaja están entre sí en relación simpática y equilibrada; el intercambio de dinero y
comodidades está balanceado por el intercambio del valor del trabajo; la recta conciencia
de intercambio monetario se correlaciona con la mejor expresión de la potencialidad del
trabajo. “El Capital contra la Labor” es transmutado en “Capital y Labor” armoniosamente
integrados como base - la línea horizontal - para la estructura vertical del tercer punto que
es:

La décima casa: El logro de una Sociedad perfecta incluyendo y encerrando las
mejores expresiones de todas las clases y niveles evolutivos de la humanidad. Puesto que
las casas de tierra siguen a las casas de fuego se muestra el cuadro que la sociedad perfecta
es una manifestación de los poderes de la conciencia propia, el amor y la sabiduría de toda
la gente. Un solo aspecto de trino en un horóscopo individual representa una conciencia
alcanzada de algún nivel o fase de recta relación del individuo con el mundo en conjunto; el
símbolo en sí, como una abstracción del Gran Horóscopo representa los florecimientos
espirituales, culturales y económicos de la humanidad como entidad, en su Sendero
evolutivo.
Las civilizaciones ascienden, florecen y caen; los individuos suben, atraviesan y
trascienden “puntos de reposo” en su experiencia individual, pero el símbolo del trino es el
vértice, la “realización perfecta” - la florescencia de lo mejor en la conciencia individual o
colectiva -. Su correlativo planetario no es Júpiter, sino Venus, el gran símbolo de la
esencia femenina de la conciencia: Armonía, Amor y Belleza destilados de las luchas y
crecimientos de toda la gente; miel destilada del néctar de las flores; la perfección de la
línea, la estructura y el color del cuerpo humano cultivado; el destello y la chispa de las
joyas talladas meticulosamente; la cultura que representa lo mejor de las realizaciones
humanas.
Por medio de sus aspectos de trino usted está consciente de su conciencia Divina -
usted está en armonía con lo mejor en usted; la amplitud, belleza y armonía de sus
condiciones externas son las reflexiones de su conciencia regenerada. Haga algo más que
disfrutar sus trinos - compártalos con todas las personas que lo rodean manteniendo
siempre su “conciencia trinada”, viva y expresiva. De esta manera usted no solamente
comparte sus tesoros, sino que por el poder de las vibraciones simpáticas, usted enciende a
otras personas a una mayor conciencia de su Bien interno y así estimula los buenos
aspectos en sus mapas.

***

del libro " Estudios de Astrología IV ", de Elman Bacher

*

LOS ASPECTOS DE LA CRUZ EN T Y LA GRAN CRUZ


CAPÍTULO III



LOS ASPECTOS DE LA CRUZ EN T
Y LA GRAN CRUZ

Estos dos patrones de aspecto son considerados por muchos delineadores
astrológicos con un sentimiento de desinterés considerable hacia las personas representadas
por los mapas.
Estos patrones indican verdaderamente lecciones de la vida de seria importancia y
significación evolutiva. También es cierto que el delineador astrológico debe aprender a
considerarlos impersonalmente y sin emoción, con serenidad filosófica, para interpretarlos
de manera servicial.
Cualquier modo de delineación astrológica que tienda a acentuar la interpretación de
la experiencia como verdadero mal, infortunio, calamidad o tragedia, no puede ser
verdaderamente instructivo; no obstante esta forma de acercamiento ocupa la mente de
muchos delineadores cuando ellos tratan de interpretar aunque sea un solo aspecto de
cuadratura. De aquí que, la fusión del aspecto de oposición con cuadraturas múltiples como
está representada por la Cruz en T y la Gran Cruz representa para ellos “algo terrible
elevado a sumo grado”, una implicación de una cualidad de karma tan tremenda que se
hace casi o totalmente incapaz de toda esperanza de resolución durante toda la esfera de
acción de la presente vida.
Nosotros los astro-delineadores en plena justicia, debemos conocer y reconocer los
Principios fundamentales de la Vida a fin de que cuando se nos pida la delineación de
mapas que contengan estos numerosos patrones de tensión, podamos ejercitar la percepción
correcta .y así fomentar la instrucción en vez de ejercitar la ignorancia y el miedo con lo
cual se aumentaría la angustia y la desesperanza en la conciencia de las personas
implicadas. Estos aspectos complejos pueden mirarse desde muchos puntos de vista del
Principio que revelan secretos del destino como indicaciones de la posición evolutiva y el
progreso. Nuestra responsabilidad y servicio están enfocados en la expansión de percepción
del principio.
Para la continuación de este material se sugiere que usted prepare varias copias de la
rueda de doce casas con los signos zodiacales colocados en orden desde Aries como signo
Ascendente; también una lista de los signos zodiacales de acuerdo con las “Cruces”, de la
siguiente manera:

Cardinal: Aries y Libra, Capricornio y Cáncer; Fija: Leo y Acuario, Tauro y
Escorpión; Común: Sagitario y Géminis, Virgo y Piscis.
El orden en la dirección de las manecillas del reloj, de cuadraturas contiguas para
cada signo: Aries: Cáncer y Capricornio; Libra: Capricornio y Cáncer; Capricornio: Aries y
Libra; Cáncer: Libra y Aries; Leo: Escorpión y Tauro; Acuario: Tauro y Escorpión; Tauro:
Leo y Acuario; Escorpión: Acuario y Leo; Sagitario: Piscis y Virgo; Géminis: Virgo y
Piscis; Virgo: Sagitario y Géminis; Piscis: Géminis y Sagitario.
La consideración del “campo de acción planetario”: El mínimo de esfera planetaria
de la Cruz en T es tres puntos planetarios, dos de los cuales están en oposición entre sí,
ambos cuadrados por el tercero. El mínimo de esfera planetaria de la Gran Cruz es cuatro
puntos planetarios en patrón de dos pares de oposiciones formando una sucesión de cuatro
aspectos de cuadratura. La esfera máxima de ambos es por todo de diez puntos planetarios
que pueden estar en relación recíproca por orbe cerrado o por orbe “extendido”. En el caso
de muchos aspectos de Cruz en T y Gran Cruz, de cuatro o más planetas, la diferencia
numérica entre el primer planeta que solicita el aspecto y el último, puede ser tan alta como
doce o trece grados; la extensión de orbe es válida porque los planetas están en relación
mutua en el mismo aspecto.
La consideración de la cualidad de aspecto: Los aspectos de Cruz en T y la Gran
Cruz pueden tomarse como “puros” si todos sus puntos planetarios ocupan signos de la
misma cruz - cardinal, fija o común -; son “mixtos” si los planetas aunque en orbe
numérico válido ocupan signos que representan una mezcla de cruces. Ejemplos:
Cruz en T, mínima, pura: Venus a 9o de Leo en oposición a Júpiter a 9o de Acuario,
ambos cuadrados por la Luna a 9o de Tauro (o Escorpión).
Cruz en T, mínima, mixta: Venus a 26° de Leo en oposición a Júpiter a 28° de
Acuario, ambos cuadrados por la Luna a 2° de Sagitario (o Géminis); Venus y Júpiter están
en signos fijos, la Luna en signo común.
Cruz en T, múltiple (de cuatro a nueve puntos), pura: Saturno a 6o de Libra, Júpiter
a 9o de Aries, Urano a 14° de Cáncer, Neptuno a 17° de Libra; el orbe de aspecto entre
Saturno y Neptuno es de once grados.
Cruz en T, múltiple, mixta: Plutón a 28° de Géminis, Marte a 3° de Capricornio,
Venus a 2o de Aries, la Luna a 8o de Aries; el orbe de aspecto es 10°; Plutón en signo
común, los otros en cardinal.
Gran Cruz, mínima, pura: El Sol a 4o de Piscis, Urano a 2o de Virgo, la Luna a 7° de
Sagitario, Júpiter a 1° de Géminis; orbe cerrado por todas partes, signos comunes.
Gran Cruz, múltiple (de nueve puntos), mixta: Urano a 22° de Capricornio, la Luna
a 23° de Cáncer, Neptuno a 24° de Cáncer, Mercurio a 19° de Libra, Marte a 21° de Libra,
Venus a 22° de Libra, Júpiter a 26° de Libra, el Sol a 2 o de Escorpión, Saturno a 3o de
Tauro; el orbe de aspecto es 14°, de Mercurio a Saturno; mezcla de cardinales y fijos.
La experimentación con variedades de patrones de Cruz en T y Gran Cruz - usando
también varios signos como Ascendentes desarrollará fluidez en el reconocimiento de estos
patrones en el estudio de los horóscopos. Comience con los aspectos “puros, mínimos” y
progréselos por expansión a aspectos más complejos y variados.
Con respecto a la comprensión de las razones para los aspectos de Cruz en T y Gran
Cruz y sus propósitos, tenga siempre en mente esta aseveración del Principio de Vida: La
liberación del poder es subsiguiente y depende del enfoque del poder. Por ejemplo, la
liberación de poder en la actividad es enfocada por la Voluntad de cumplir el Propósito; la
liberación de poder como Amor es enfocada por contacto de relación y la resultante
ignición de conciencia Amorosa individual o mutua; la liberación del poder como
Enseñanza es enfocada por la necesidad del maestro de expresar lo que ha aprendido y la
necesidad del estudiante de absorber lo que es expresado. Este Principio puede ser
percibido por la persona de buen discernimiento, en todos los aspectos de la vida y la
experiencia y en todos los planos de funcionamiento.
La implicación casi ominosa de la dificultad delineada por los aspectos de Cruz en
T y Gran Cruz tiene su recurso en el hecho de que ella representa un método interno o
subjetivo de enfoque muy necesitado para la corrección de tendencias disipadoras
practicadas a través de varias vidas pasadas. En otras palabras, estos patrones representan
una acumulación de fuerzas condicionadas kármicamente, las cuales indican al
delineador astrológico que aquellos principios que rigen el destino humano no permitirán a
la persona concernida - aquella representada por el mapa - continuar con un programa de
derroche relativo, en actitud y actividad. La encarnación presente está representada de ese
modo como la oportunidad en la hora fijada kármicamente, a través de una limitación
relativa de esfera para establecer el orden en la conciencia mediante un enfoque de
experiencia concentrada. Los mapas que contienen aspectos de Cruz en T y Gran Cruz
representan patrones de vida que revelan siempre cierta “circunscripción” o “barrera” de la
experiencia en formas especializadas; son utilizados muchos, muchos años y en algunos
casos toda una vida para experimentar la aplicación personal a alguna fase particular de
actividad, de relación, o de problema. Al grado que la persona pueda comprender y estar de
acuerdo con la necesidad para esa fase, como oportunidad para la disciplina, integración de
entrenamiento”, o redención, hará ella uso de su patrón de Cruz en T o de Gran Cruz.
Pero al grado que ella continúe resistiendo, resintiendo y rebelándose contra este
patrón, ella continuará intensificando las dificultades implicadas en la cualidad limitadora
de la experiencia. Debemos tener en mente que ningún aspecto planetario tiene como
propósito la frustración o la limitación. Somos nosotros quienes hemos creado el
sentimiento de frustración presente al no habernos comportado en una forma equilibrada
con nuestra experiencia en el pasado.
Para establecer el orden, del caos que hemos creado, la Vida instituye por medio del
Principio de Polaridad medidas contrarias en la forma de enfocarnos y concentrarnos en
canales más especializados para capacitarnos por la aplicación repetida y continua para
engendrar procesos de alquimia inconsciente o consciente; para vencer la debilidad
mediante el desarrollo de la fuerza; para disipar la ignorancia por el acopio de conocimiento
y comprensión; para pulir y refinar las crudezas de faltas de regeneración pasadas y así
destilar la conciencia del poder anímico y espiritual. Nosotros fijamos las medidas y
marcha de nuestro desenvolvimiento, pero las Fuerzas y Principios de Vida, tal como están
representados en nuestros patrones de aspectos planetarios, proporcionan la substancia para
nuestros procesos de desenvolvimiento en ambientes, relaciones y actividades en las cuales
y a través de las cuales nosotros estamos concentrados y enfocados para fases específicas
de cumplimiento y desarrollo.
Desde el punto de vista objetivo, el astro-delineador al estudiar el registro de una
Cruz en T o una Gran Cruz ve el retrato de “un ser humano que puede considerar sus
“experiencias de la Cruz” desde uno de tres niveles principales:

1) Sufrimiento irremediable, sin esperanza;

2) Antagonismo, resistencia y fricción airadas;

3) Uso constructivo de la experiencia para obtener entrenamiento, refinamiento y
desarrollo.

Esto se ofrece cómo pista para la síntesis de los valores espirituales del mapa, el
astro-delineador sabrá cómo abordar mejor la presentación interpretadora de los patrones
tensionales dependiendo de cual de estos puntos de vista es sostenido por la persona.
Uno de los puntos más importantes en el estudio de la Cruz en T se encuentra
cuando la consideramos como una combinación de líneas de fuerza. Imagínese que usted
está colocado en el centro de una copia del Gran Mándala; alrededor de su cintura están
amarradas tres sogas cuyos extremos están en manos de tres personas paradas en las
cúspides de Aries, de Libra, y de Cáncer; estas tres personas tratan de halarlo hacia ellas -
hacia afuera de su posición en el centro; usted está tratando de mantener su posición y para
lograrlo usted debe resistir la fuerza de las tres direcciones. Aries y Libra, opuestos entre sí,
representan el aspecto de oposición de la Cruz en T; Cáncer cuadrado a ambos, es el
“vértice”' de la Cruz en T; si la persona en Cáncer deja caer su soga, entonces la contienda
de tiro de sogas será solamente entre Aries y Libra, pero mientras Cáncer trate también de
halarlo, usted tiene que tratar de contrarrestar su fuerza. Usted lo logra ejerciendo su
contrafuerza en la dirección de lo que sería el punto de Capricornio, opuesto a Cáncer.
Por lo tanto, el estudio del punto opuesto al vértice de la Cruz en T es tan
importante como cualquiera de los tres puntos ocupados porque ese cuarto punto representa
espiritual y psicológicamente hablando, la cualidad que usted debe ejercitar y desarrollar
cuando los conflictos y fricciones representados por los tres puntos de la Cruz en T
amenacen sacarlo fuera de su centro.
Él representa cualidades y poderes espirituales de los cuales su Yo Superior está
tratando de hacerlo a usted consciente para el desarrollo del balance e integración internos.
En el estudio de cualquier mapa que contenga un patrón de Cruz en T déle consideración
cuidadosa al signo opuesto al vértice y las condiciones indicadas por su regente planetario.
En el estudio de los horarios (tránsitos mayores, progresiones, etc.) vigile cuidadosamente
aquellos períodos cuando las activaciones pasen sobre el Punto opuesto al vértice: Estas
medidas del tiempo traen oportunidades muy significativas - a través de pruebas - para el
mantenimiento y el desarrollo del equilibrio interno y la serenidad por medio de la
polarización espiritual de las tendencias negativas revueltas por el estímulo a los planetas
de la Cruz en T.
Los planetas son gente; los patrones y tendencias de su conciencia son estimulados
o encendidos por sus contactos con otras personas - esta ignición hace posible lo que
nosotros llamamos experiencia -. Entre las personas más importantes en la vida de un
individuo que tiene una Cruz en T en su mapa natal están aquellas que tienen puntos
planetarios en el signo opuesto al planeta del vértice de la Cruz en T. El planeta o planetas
de estas personas pueden estar aspectados de manera irredimida, regenerada o variable;
pero de todos modos, ellos representan hasta cierto punto aquello que la persona con la
Cruz en T está tratando de encontrar dentro de sí misma para mayor integridad psicológica
y espiritual. Si la cualidad correspondiente a la otra persona no está regenerada, ella será
una prueba muy significativa para la persona con la Cruz en T; si está regenerada, ella será
- por lo menos potencialmente - una auxiliadora, una inspiradora, un buen ejemplo, un
ideal. Si su cualidad es variable, estudie entonces la tendencia más pronunciada fijando el
momento del encuentro de las dos personas; trate de determinar si la cualidad o tendencia
irredimida o la redimida estaba en mayor efecto cuando las personas concernidas iniciaron
sus relaciones mutuas. Usted encontrará que las mejores tendencias de la persona variable
fueron estimuladas en ese momento indicando que su propósito en la experiencia de la
persona con la Cruz en T es básicamente exaltador y servicial. Poner en uso el poder o
cualidad espiritual indicado por el signo opuesto al vértice de una Cruz en T es magia
blanca creadora porque representa un grado muy elevado de alquimia espiritual en la
conciencia.
Para el estudio y análisis de una Gran Cruz se sugiere que usted haga un mándala
separado de ésta y lo estudie primero aparte del mapa natal, teniendo en mente que las
líneas de fuerza desde el centro del horóscopo o mándala, indican dos oposiciones que se
polarizan entre sí y cuatro cuadraturas que actúan recíprocamente. Luego, para más claridad
y para evitar la confusión mental, haga un mándala para cada uno de los planetas en la Gran
Cruz conteniendo todos los aspectos natales que incluyen el planeta particular. En esta
forma usted puede disecar todas las evidencias de alquimia y una potencialidad
regeneradora que puede ser usada por la persona para alcanzar crecimiento espiritual de las
experiencias indicadas por la Gran Cruz. Una Gran Cruz es realmente un pequeño
horóscopo dentro del natal - una concentración de las fuerzas de la conciencia - las cuales si
son usadas constructiva y creadoramente, pueden hacer de la presente encarnación un paso
hacia arriba muy importante en la espiral evolutiva. Su palabra clave básica puede
manifestarse así: concentración de conciencia evolutivamente necesaria y las habilidades
para uso constructivo. El mal implicado por la Gran Cruz es por la interpretación individual
solamente; su propósito es fomentar el bien del individuo a través del enfoque.
En conclusión, existen varios acercamientos especiales que deben ser tomados en
consideración. Una conciencia acrecentada de los poderes de la fe en la ley espiritual y la
paciencia - el recto uso del Tiempo - será provechosa particularmente para la persona que
tiene a Saturno configurado en una Cruz en T o en una Gran Cruz; ella debe ser estimulada
a practicar el punto de vista espiritualmente constructivo y de largo alcance hacia sus
experiencias; porque sus necesidades para la disciplina indicada son especialmente urgentes
para toda su vida.
Si la Luna está configurada en cualquiera de estos dos patrones de aspecto, entonces
el conocimiento científico concerniente al propósito y la acción de la mente instintiva será
de ayuda notable; porque esta persona ha emprendido una gran misión para limpiar en esta
vida los residuos negativos de vidas pasadas. Si el regente planetario del Ascendente está
configurado, es evidente que la persona ha de experimentar un nuevo enfoque considerable
a través de dificultades físicas, y la información concerniente a las correlaciones ocultas o
espirituales de la Ley con condiciones físicas puede dar la contestación a su máxima
necesidad evolutiva. Si Urano es un factor, entonces el ejercicio en el ajuste inteligente a
los cambios está indicado como parte de la misión espiritual - especialmente si Urano está
cuadrado u opuesto por Saturno y Saturno tiene en general la influencia predominante en el
mapa -. La inclusión de Júpiter en estos patrones indica que debe ejercitarse la sinceridad
de motivación para neutralizar o transmutar tendencias de falso orgullo y de
compensaciones infructuosas. La inclusión de Mercurio indica que la disciplina y el
esclarecimiento mental deben destilarse de la concentración de experiencia así como el
mejoramiento en los métodos de comunicación. La inclusión del Sol en estos patrones es
especialmente significativa; el propósito básico de la concentración de experiencia es
volver la atención de la persona evolutivamente hacia Dios para comprender su verdadera
Fuente de Vida y del Ser.

***

del libro " Estudios de Astrología IV ", de Elman Bacher

*